¿Cuál es la fibra más preciada?

   De todos los tejidos existentes, los más bellos son los de seda. Tienen un hermoso aspecto y producen cuando se tocan una sensación de riqueza que no puede igualar tela alguna. Los tejidos de seda son resistentes y duraderos. Teñidos en vivos colores y hábilmente tejidos, forman bellos diseños; la seda representa el lujo en los tejidos.
   Cada uno de los hilos muy finos o filamentos que forman un tejido de seda ha sido hilado por un gu­sano cuando hacía su capullo. Los gusanos de la seda son animales muy voraces y a la vez muy de­licados. Necesitan comer durante más de un mes un determinado alimento para empezar a hilar sus ca­pullos. Un capullo contiene por término medio un hilo de 600 metros de longitud. Este hilo tiene que ser devanado con mucho cuidado para que no se rompa. La cantidad de tela necesaria para hacer un vestido quizás exija el filamento de 1700 a 2 000 capullos. Todo esto significa que la producción de seda exige largas horas de un trabajo paciente y minucioso de muchos obreros. La producción de seda sólo puede hacerse con rendimiento económico en los lugares donde la mano de obra es relativamente ba­rata. El Oriente ha sido desde hace mucho tiempo el principal productor de seda natural.