¿Por qué tenemos uñas anchas?

   Las uñas son esencialmente versiones aplanadas de garras, y han evolucionado en todos los primates (incluidos los seres humanos) para dar soporte a la punta de los dedos anchos, dice John Hawks, profesor de antropología de la Universidad de Wisconsin-Madison.
   Monos, simios y lémures pasan mucho tiempo en los árboles, y los dedos amplios les ayudan a darles el poderoso agarre necesario para subir los troncos y colgar de las ramas.
Por supuesto, otros animales, como gatos y ardillas, trepan a los árboles, también. Pero lo hacen con sus garras, y no por medio de asirse de las ramas como hacen los primates. "Es básicamente una estrategia diferente para escalar", dijo Hawks.
   Como los primates, los humanos no sólo heredamos dedos amplios, pero los nuestros son aún más anchos que los de nuestros parientes más cercanos, como los chimpancés y  orangutanes, dice Hawks. La razón de esto se remonta a los días en que el hombre usó herramientas por primera vez: las piedras que se chocan para hacer herramientas requieren de un control muy fuerte.
   Aunque las uñas amplias han servido muy bien a los primates, Hawks también nos recuerda que "las garras son mejores para algunas cosas." Es por eso que, además de las uñas, los lémures han mantenido una garra para el aseo de su piel. Un lemur, el aye-aye, ha mantenido incluso dos, una de las cuales se encuentra en el extremo de un dedo largo y huesudo.
   El aye-aye utiliza esta garra para arrastrar los insectos y las larvas fuera de sus escondites. Intente hacer eso con una uña.