Bacterias útiles al hombre

9 de septiembre de 2011

Las bacterias tienen una mala reputación debido a su asociación con algunas de las enfermedades que afligen a la gente. Sin embargo, sin ellas la naturaleza no podría persistir para producir la rica variedad de vida de la que todos dependemos. Las bacterias tienen un tamaño microscópico y se multiplican rápidamente, una sola produce hasta 16 millones más en un solo día.

Bajo el microscopio, las bacterias se ven como células transparentes por lo general sin color. Se componen de una masa de protoplasma rodeada por una pared que es algo diferente de la pared celular de las plantas superiores. Las células bacterianas no parecen incluir un núcleo organizado. Las células mantienen reservas de alimentos, crecen rápidamente y se dividen casi de inmediato cuando han alcanzado su tamaño máximo.

Las bacterias viven dentro o sobre los animales o plantas. Segregan enzimas, sustancias sin vida hechas de materia viva, que ayudan a descomponer los tejidos de sus hospedadores para alimentar el crecimiento bacteriano. Cuando las bacterias viven como parásitos, hacen daño al animal o planta huésped y algunas veces lo matan. En el suelo, las bacterias extraen el nitrógeno del aire y lo convierten en nitratos que ayudan a alimentar a las plantas. Cuando las bacterias son beneficiosas para sus hospedadores, se dice que ambos mantienen una relación simbiótica, lo que significa que viven en sociedad. Las bacterias que descomponen los desechos de las plantas y los animales se les llama saprófitos.

Entre las cosas por las cuales las bacterias son útiles para el hombre están las de separar las fibras de las plantas como el lino, el yute y el cáñamo para la fabricación de tela y cuerda; convertir el estiércol en abono rico en nitratos; convertir el vino en vinagre y la leche en crema de mantequilla; también ayudan en el curado del tabaco y en el curtido del cuero.

Seguidores

 
 
 

Archivo del blog